Inicio / Trauma acústico

Trauma acústico

El trabajar en ambientes ruidosos, hora tras hora, da lugar a una pérdida auditiva gradual o permanente. Este daño auditivo va a depender del nivel y duración del ruido al que un trabajador esté expuesto. Las lesiones auditiva tienen lugar como consecuencia de sonidos de fuerte intensidad que actúan durante un largo período de tiempo. Pero debido a que es una lesión indolora ésta no se aprecia de forma inmediata. Lo que sí se puede percibir es un primer momento, es un zumbido en uno o ambos oídos, como consecuencia del largo período de exposición a un ruido de fuerte intensidad. A veces, el primer síntoma puede ser una deficiencia en la comprensión de la palabra, pero sin zumbidos en los oídos. La sordera por ruido es siempre acumulativa, es decir, a más largas exposiciones a ruidos de fuerte intensidad, mayor será la pérdida auditiva.

Trauma acústico

El trauma acústico tiene lugar cuando un trabajador se expone a un nivel sonoro muy intenso durante un corto período de tiempo, como son: explosión, disparo de armas de armas, detonaciones… La lesión auditiva aparece de inmediato, y es a menudo más severa en el oído que se encuentra más cerca de la fuente sonora. Cuando la intensidad sonora alcanza 140 decibelios, se produce una perforación del tímpano. La pérdida auditiva por trauma acústico tiene las mismas características que las que se produce después de muchos años de exposición al ruido

Este tipo de sordera como todas las que cursan con pérdidas de tonos agudos se manifiesta por incapacidad para comprender la palabra. Los trabajadores que la sufren la describen como: oído pero no entiendo.

Sordera temporal

En ocasiones el proceso de pérdida de audición por ruido es muy lento que comienza por una disminución temporal de la audición en uno o ambos oídos, que se acompaña o no de zumbidos en los oídos

Por lo general, es siempre de carácter reversible, puesto que durante el período de ausencia de exposición al ruido, la audición suele volver a su anterior nivel, es decir, la células de oído interno (caracol) recuperan su capacidad de transmisión. Este tipo de pérdida auditiva temporal todos la hemos tenido después de haber estado sometidos a un ruido intenso, durante mucho tiempo. Sin embargo, cuando la exposición al ruido es intensa y prologada la recuperación es más lenta y, al final, se produce una sordera bilateral permanente, la cual es irreversible. Esta no tiene tratamiento médico ni quirúrgico, sólo se puede prevenir con protectores auditivos.

La susceptibilidad al ruido varía de una persona a otra. Pero existen normas de seguridad en el trabajo que indican a que nivel de exposición al ruido puede estar expuesto una persona sin que lesiones su órgano auditivo. Sin embargo, todo tipo de sonido superior a 85 decibelios, puede dañar la audición, como es el caso de ruido producido por perforadoras de percusión, martillos neumáticos…

Sordera permanente

Se denomina pérdida auditiva permanente por exposición al ruido a aquella que no se recupera por completo después de 48 horas. La pérdida auditiva permanente por exposición al ruido sobreviene cuando una persona ha estado expuesta a niveles elevados de ruido durante largos períodos de tiempo.

Esta pérdida auditiva se adquiere de forma gradual y afecta a las frecuencias agudas. Es similar en ambos oídos y progresará de forma gradual si la exposición al ruido es continuada en el tiempo. Pero debido a que esta es indolora, la lesión no puede ser apreciada cuando empieza a instaurarse.

Efecto del ruido sobre la salud

La exposición al ruido no afecta únicamente a la audición, sino que tiene una influencia dañina sobre muchos órganos y sistemas del cuerpo humano. Esto no es nada extraño, pues el ruido aunque es captado inicialmente por el oído, se transmite a otras zonas del cuerpo.

Como consecuencia, se producen efectos similares a otros tipos de estrés. Además, la exposición continuada al ruido puede producir elevación de la frecuencia respiratoria, incremento de la tensión arterial, trastornos estomacales y del intestino, trastornos nerviosos, dificultades de atención, alteraciones del ritmo cardíaco, trastornos del equilibrio y visuales.

Prevención auditiva

Si usted se encuentra en un sitio muy ruidoso y necesita gritarle a alguien situado a un metro de distancia, para que le pueda oír, es conveniente el uso de protectores auditivos.

Top