Inicio / Pérdida auditiva y acúfenos

Pérdida auditiva y acúfenos

anatomia

Una forma en la que el oído por sí mismo contribuye al acúfeno es cuando hay una pérdida de audición, aunque sea leve o sólo en los tonos agudos (frecuencias altas). Cualquier tendencia a “forzar la escucha” puede aumentar la amplificación de las señales sonoras en la parte subconsciente del cerebro, y hacer más fácil que el cerebro seleccione estas señales provenientes de la cóclea. La pérdida auditiva también produce un mayor contraste entre el ruido del acúfeno y el ruido ambiente, por lo tanto, es muy importante corregir cualquier pérdida auditiva.

Sin embargo, la adaptación de audífonos contribuye de forma revelevante a la reorganización de la tonotopía cortical, normalizando parcialmente las modificandoes que se habían producido ante la falta de estimulación aferencial periférica

Top