Inicio / Misofonía

Misofonía

La misofonía es un término que significa literalmente “odio al sonido”, y llega incluso a causar miedo en algunos afectados, también se le conoce como síndrome de sensibilidad selectiva al sonido o 4S (SSSS). Misofonia literalmente significa “odio al sonido”. La palabra Misofonía viene del griego  (misos): aversión, odio o profundo desagrado y foné: sonido.

La misofonía no se trata de una fobia, ya que no tiene una causa psicológica, las personas que la sufren tienen una sensación subjetiva de molestia o malestar ante ciertos sonidos.

La misofonia consiste en una disminución a la tolerancia a ciertos sonidos. Puede ser provocada por el sonido que hace otra persona al respirar, comer, beber o masticar un chicle, e incluso por las voces de los niños, y la reacción que experimenta quien la padece suele ser de estrés, ansiedad y, en ocasiones, ira extrema. También pueden sentir molestias por otro tipo de sonidos repetitivos como  hacer pompas con chicle, el crujir de huesos. Algunos de los sonidos que provocan este malestar tienen una intensidad relativamente baja, es decir, por debajo de una conversación normal.

¿Cuál es la diferencia entre misofonía, hiperacusia y fonofobia?

Las personas con misofonía no les gustan un sonido en particular. Temen que el ruido pueda dañar su audición. Se trata de sonidos complejos que causan un malestar porque hay un significado negativo asociado a ellos. Agradables sonidos (música, por ejemplo) no son un problema, incluso si los percibe mucho más intensos que los sonidos con un significado negativo.

En las personas con una fuerte aversión a los sonidos ambientales se le diagnóstica de fonofobia. Sonidos ambientales normales son sonidos de tráfico, los electrodomésticos, los portazos, hablando, permiten a este tipo de sonidos de ninguna manera dañan el oído. etc. Un buen ejemplo de misofonía se encuentra en los padres de los adolescentes que escuchan “música moderna”. Muchas personas se estremecen ante la música, incluso si es sólo en la distancia oído. Hay incluso un enfado por la música se escapa de los auriculares reproductores de CD portátiles. Otros ejemplos de fonofobia son algunos sonidos que suenan de forma natural, pero que incomoda como el sonido estridente de tiza en una pizarra. Sin embargo, el número de decibelios producidos por este sonido es muy pequeño.

Los problemas de la misofonía

 Los escasos recursos con los que cuentan para paliar su dolencia tampoco ayudan a favorecer su integración social, ya que únicamente disponen de la opción de usar tapones para los oídos o audífonos que reproducen música. En cualquier caso, están destinados a no escuchar los sonidos que producen el malestar, pero no a resolver el problema.

Tratamiento

Como dicha enfermedad está siendo reconocida desde hace poco puede que muchos médicos desconozcan acerca de ella e incluso no lleguen a diagnosticarla adecuadamente. Se recomienda que se consulte con expertos en otorrinolaringología los cuales están más capacitados para dichos problemas.

Evaluación de la gravedad de los síntomas de la misofonia (MAS-1)

Nivel Síntomas
0 Persona con misofonía oye un sonido de disparo conocido, pero no siente ninguna molestia.
1 Persona con misofonía es consciente de la presencia de la persona que origina el ruido pero no siente o siente ansiedad mínima.
2 Conocido sonido de disparo provoca malestar psíquico, mínima irritación o molestia. No hay síntomas de pánico o respuesta de lucha o huida.
3 Persona con misofonía siente crecientes niveles de malestar psíquico pero no se involucra en cualquier respuesta física. La víctima puede estar híper-vigilante a estímulos audiovisuales.
4 Persona con misofonía se involucra con una mínima respuesta física – sin confrontaciones o con algunas conductas de afrontamiento, tales como pedir a la persona que deje de hacer ruido, discretamente se puede cubrir un oído, o pasar tranquilamente lejos del ruido. No hay síntomas de pánico o de huida claros.
5 Persona con misofonía adopta mecanismos de supervivencia más polémicas, como abiertamente cubrir sus orejas. Suele mostrar irritación manifiesta.
6 Persona con misofonia experimenta malestar psíquico considerable. Los síntomas de pánico y una respuesta de lucha o huida, comienzan a participar.
7 Persona con misofonia experimenta malestar psíquico considerable. El uso creciente (más fuerte, más frecuente) de los mecanismos de supervivencia como confrontación al sonido. Puede haber excitación sexual no deseada. El paciente puede volver a imaginar el sonido de disparo y señales visuales y de nuevo, a veces durante semanas, meses o incluso años después del evento.
8 Persona con misofonia experimenta malestar psíquico considerable. Pueden surgir algunas ideas de violencia.
9 Pánico/reacción rabia en pleno apogeo. Decisión de no recurrir a la violencia en la persona causante del sonido. Evitación real de la cercanía al ruido y / o el uso de la violencia física hacia un objeto inanimado. La irritación, el pánico, la ira puede manifestarse en la conducta de víctima.
10 El uso real de la violencia física contra una persona o un animal (por ejemplo, un animal doméstico). La violencia puede ser infligida hacia sí mismo (auto-daño).

 

Top